sábado, 25 de julio de 2015

LA CONCORDIA NO FUE POSIBLE

Estimado Presidente Suárez:

No si fue el destino o quizás la fortuna que no solo no tuviera que vivir estos momentos a los que asistimos en España, sino que además la memoria le flaqueara en sus últimos años para que en lo más profundo de su memoria, hubieran quedado solo aquellos años, quizás los mejores de nuestra historia, y de los cuales usted fue uno de los principales responsables y que le llevaron a publicar su libro “ Fue posible la concordia” y que ahora reza sobre la losa de su túmulo en la catedral de Ávila. Nada me duele más que decirle que su epitafio fue acertado sobre todo en la conjugación del verbo. Ciertamente la concordia fue posible, pero lamentablemente no lo fue para siempre.

Todavía permanecen en mi retina las imágenes de Tarradellas llegando a Cataluña gracias a su impulso; la recuperación de la esencia catalana; la primera visita de su majestad a Cataluña dirigiéndose en catalán a sus anfitriones. Tampoco se han borrado los recuerdos de los juegos olímpicos ni todo lo que Cataluña ha aportado a España. Hoy tengo que decirle que al rey de la democracia y de la recuperación de la entidad política catalana lo han metido en la caja. No quiero decir que lo hayan fusilado, si no que han quitado su busto del salón de Plenos de Barcelona; al hijo del Conde de Barcelona le echan de su ciudad; bueno algunos hablan de limpieza de la sala, aunque pareciera que lo que hace falta es mucho enjuague bucal; ya imagino los chistes que hará el rey padre sobre el tema, pero a mi me produce una tremenda tristeza y sobre todo una gran injusticia, especialmente cuando vemos que se ensalzan a genocidas de aquí y de fuera mientras que los hombres buenos son denostados y vilipendiados.

No se qué animo revanchista se ha apoderado de algunas instituciones; se trata de jóvenes que disfrutaron en su infancia de la democracia y las libertades que su majestad Juan Carlos y usted, entre otros, ayudaron a establecer, superando cuarenta años de dictadura de unos españoles contra otros y de una sangrienta guerra civil. Usted fue capaz de liderar a una sociedad dispuesta a mirar hacia adelante; y por primera vez en nuestra historia los españoles no estaban a palos entre ellos como reflejara Franscisco de Goya. 

Pues lo de los catalanes me llama la atención porque ver a la clase emprendora nacionalista y conservadora catalana aliarse con los admiradores de Otegui para una aventura independentista produce escalofríos, pero ya en Cataluña se rompió la concordia. Quieren imponer un modelo a todos los españoles, y los votos no legitiman la violación de la ley ni mucho menos el respeto debido a personas que tanto y bueno hicieron por su país.

Yo creo que ya había usted perdido la memoria cuando un gobierno socialista comenzó la senda que nos ha llevado al final de la concordia. Se inventaron una ley de memoria histórica, que tenía algo necesario y justo, recordar a los que fueron victimas de la dictadura y la represión; pero que se transformó en una arma arromadiza de unos españoles contra otros. Se buscó asimilar a la derecha democrática con el bando franquista para legitimar el cerco supuestamente democrático al fascismo. Una nueva izquierda se ha desarrollado en este país con un ánimo de revancha que no nos llevará a nada bueno. Toda la política se centra en cobrar viejas facturas que habíamos dado por superadas.

Este es un país muy raro; nos pasamos años defendiendo lo que debería ser algo normal; la bandera española en los ayuntamientos o el retrato del jefe del estado en los lugares públicos. Ahora pretenden imponernos unos líderes que apenas hicieron algo mas que servirse asimismo como los nuevos héroes y ya le cambia el nombre a instalaciones que llevan el nombre de su majestad. En Estados Unidos a nadie se le ocurriría quitar el nombre de George Bush a ningún buque o institución simplemente porque llegaron los demócratas; no es la persona, es la institución lo que se respeta, pero aquí hasta el sistema y las instituciones no sirven. ya sabe usted que se cometen tantos desmanes en nombre de la democracia que el nombre está un poco desvencijado.

Pero no queda ahí la cosa; yo se que usted no lo tuvo fácil con Carrillo y González, pero no se puede negar que ambos tenían altura de miras y son/eran patriotas; y colaboraron cuando hizo falta e hicieron de tripas corazón para mirar al futuro con optimismo. Ahora se sorprendería de los líderes de la izquierda; hacen del enfrentamiento con la derecha su razón de ser y pretenden convencernos que la transición fue un mal invento. Quieren llevarnos a modelos fracasados y sobre todo totalitarios. Hasta en el Ayuntamiento de Madrid van a sacar su periódico de la verdad; como el Arriba de Franco. Usted y yo sabemos que en fondo no son tan distintos.

Nos duele esta España porque no la reconocemos; no se que hicimos mal para llegar a esta situación. Ya verá como le cambian el nombre al aeropuerto de Barajas, que ahora lleva su nombre, alegando su origen falangista. Pero si las autoridades no respetan la ley y las tradiciones cómo podemos esperar que respeten los valores y a las instituciones a las que sirven?; es decir ¿Cómo podemos esperar que nos respeten. El alcalde de Santiago no ha acudido a la ofrenda al apóstol; el de Cadiz se acaba de comprar un traje y la alcaldesa de Barcelona dice que la ciudad es republicana. No se dan cuenta que no son los propietarios de las instituciones sino solo usufructuarios con muchas obligaciones y pocos derechos; y el acudir a la catedral no presupone su catolicismo, ni ponerse corbata supone aburguesamiento, sino asunción de responsabilidades y esto es parte del sueldo. No pueden hacer lo que les de la gana sino lo que la ley les permite.

En definitiva, presidente; ¿Qué poco dura la alegría en la casa del pobre¡ y parece que preferimos volver a los tiempos oscuros en lugar de avanzar unidos para tener un futuro mejor; quizás lo que nunca dejamos de ser fue españoles y ésta es una enfermedad crónica que parece incurable. Pero presidente no se preocupe, Rajoy, a éste ya lo conoció de joven, nos asegura que nada malo nos va a pasar; pero temo que a éste también lo vamos a meter en la caja de cartón en noviembre. Claro que si esto ocurre no va a haber bastante cartón en España para envolver a todos los que saldrán de la historia de nuestro gran.. trozo de península..

No le molesto más, le imagino jugando al dominó suponiendo que allá donde esté también debe hacer mucho calor y mejor quedar en el casinillo del pueblo para hablar de fútbol y toros. Ah se me olvida, ahora también los toros son fascistas, debe ser porque usan camisas negras, y ahora tendremos que ir a Francia a ver corridas de toros, pero parece que vamos a recuperar los autos de fe. Viendo a algunos de los inquisidores, parecen alumnos aventajados de Torquemada.

Buen verano y buena partida.










LA GUERRA DE ERDOGAN

Los recientes ataques al estado islámico por parte de las fuerzas armadas turcas no deben solo valorarse como una represalia al ataque en el que murió un soldado fronterizo turco; constituye sin duda un salto cualitativo de primera magnitud y se enmarca en la escalada expansionista turca que aspira a reconstruir el viejo imperio otomano en el Oriente Medio. 

Por una parte, no cabe duda que Turquía por capacidad militar, decisión y cercanía se halla en óptimas condiciones para derrotar al estado islámico en Siria e incluso a todas las fuerzas rebeldes desgastadas por años de guerra civil. No puede ocultarse la tradicional ambición turca de controlar Siria, de manera que su frontera con Oriente Medio sea más segura y de paso controlar a su enemigo tradicional, los kurdos de Irak, que están recuperando protagonismo en la lucha contra el estado islámico, dada la incapacidad de actuar de forma conjunta a chiítas y sunitas.

El movimiento turco también debe enmarcarse en el nuevo ambiente generado por el acuerdo con Irán. Se trata de las dos grandes potencias que aspiran a controlar la región. Turquía aspira al control de los territorios más moderados como Siria, Jordania y Egipto, apoyado por Estados Unidos; e irán aspirando a controlar el sur de Irak y mantener su liderazgo y amenaza sobre los países del Golfo. Entre estos dos grandes gigantes, Arabia Saudita debería ver con buenos ojos el contrapeso turco a Iran, donde se generarían una confluencia de intereses.

A pesar de que Turquía ha evolucionado hacia un islamismo más extremista, sigue siendo la sociedad más democrática y secularizada del Islam, es miembro de la alianza Atlántica y sin duda el mejor aliados en la región. Erdogán ha entendido que tiene mucho más que ganar de su alianza con Estados Unidos contra los extremismos que pretender aparecer como cómplice de organizaciones terroristas criminales como el DAESH, vista la porosidad de la frontera turca del sur.

Turquía se convierte ahora en un objetivo preferente del estado islámico, pero el gigante no se va amilanar por estos ataques y por cada atentado que sufra, sus tropas se lanzarán con más fuerza contra los extremistas. Incluso la creación de una franja de seguridad en la frontera con Siria, serviría para mejorar las condiciones de seguridad y estabilidad en la región.

Con la ayuda turca y la cada vez más evidente eficacia norteamericana en la persecución de líderes extremistas, la amenaza del DAESH se irá diluyendo; sin embargo los problemas subyacentes quedan sin resolver y en particular la viabilidad y futuro de Irak. Aunque cada vez parece más evidente que la división del país en dos regiones, una chiíta en el sur y otra sunita en el norte sería la única solución. Una vez más los kurdos serán los grandes sacrificados, ya que ni a Turquía ni a Iran les interesa un estado kurdo independiente que amenazaría también la integridad de sus países. Veremos en los próximos meses hacia donde conducen los acontecimiento.

jueves, 23 de julio de 2015

REFERENDA Y REBELIONES.



No hay verano sin su serpiente, y éste nos toca el tema de las elecciones autonómicas catalanas del 27 de septiembre, planteadas como algo así como plebiscitarias por los independentistas catalanes. En los últimos días parece que las posiciones se radicalizan ante la proximidad de los eventos, aunque la mayoría de la gente está más preocupada por llegar a final de mes o por irse de vacaciones.

Los nacionalistas se han inventado una fábula que no solo se creen sino que además piensan que es posible y legítima. Parten de un primer y gran postulado erróneo; Cataluña no es sujeto de soberanía, por lo que no puede decidir por si misma sobre la unidad de España o su independencia. Les guste o no, la única forma que tiene Cataluña de independizarse es a través de una voluntad mayoritaria del conjunto de los españoles o por la fuerza de las armas. Cualquier otra opción no es  posible.

Los nacionalistas catalanes podrían haber optado por seguir la vía constitucional y solicitar una modificación constitucional, pero eso le generaría dos problemas. Uno, que fuera el conjunto de los españoles los que declarasen la independencia de Cataluña aun contra la voluntad de los catalanes; y la segunda admitir que este pasteleo no puede ser manejado por unos pocos partidos y entidades regionales y tendrían a Coalición Canaria opinando sobre la independencia de los antiguos condados

Los nacionalistas se han imaginado un escenario en el que en sesión solemne se reúnen en cortes y votan la independencia y salen y lo celebran en las calles; toman pacíficamente los edificios públicos, los colegios, los hospitales, y a legislar. No se puede imaginar un escenario más grotesco.

En este hipotético proceso habría tres actores.

Los que promueven esta rebelión violando la constitución y la soberanía nacional. Aunque Artur Mas se escudará en que él no es el primero de la lista independentista. Todos ellos serían a prori reos de un delito de rebelión al alzarse con violencia y públicamente para declarar la independencia de una parte del territorio nacional. Las penas correspondientes no son precisamente cortas, hasta veinticinco años de prisión e inhabilitación absoluta por ese tiempo. Asimismo si pretendieran sustraer cualquier clase de fuerza armada a la obediencia del gobierno también estarían incurriendo en el mismo delito.

Si la rebelión se ejecuta con el uso de fuerzas armadas, el mando que no impida el ejercicio de la rebelión será castigado a penas de prisión de dos a cinco años, asimismo.

Finalmente están las autoridades que no hayan resistido a la rebelión conforme al procedimiento previsto en el código penal, intimación a los sublevados para disolverse y uso de la fuerza de que se disponga para disolverlos, que incurrirán en una pena de inhabilitación absoluta de doce a veinte años, y aquí la lista podría ser muy larga.

Como decían los latinos dura lex, sed lex. Lamentablemente pareciera que en una sociedad pacífica y democrática con un amplio régimen de libertades, quiere buscarse el enfrentamiento y la ruptura para resolver supuestos agravios o problemas que disponen de suficientes cauces para su resolución. Sin embargo, niel gobierno ni los tribunales pueden inhibirse de actuar contra un movimiento secesionista llevado a cabo de una forma violenta. La ley solo se puede saltar conforme a sus procedimientos o de forma violenta; en el estado de derecho no cabe no violar la Constitución de forma pacífica y sin consecuencias.

El gobierno, a la vista del resultado de las elecciones, podría adoptar asimismo la suspensión del gobierno autonómico si lo aprueba una mayoría cualificada del Congreso evitando así la culminación de este proceso de rebelión.  Los partidos deberán o bien votar la suspensión de la autonomía que incumple o bien dos meses más tarde deberían votar si se persistiera en la rebelión, medidas de mayor calado y gravosas, que seguro no quieren adoptar.

Pero el estado de derecho, la Constitución y el respeto a la democracia demandan una actitud enérgica en la defensa de la legalidad, y no cabe la inhibición o mirar hacia otro lado. Los independentistas quieren llevar a los catalanes a una vía sin salida. Con su pretendido referéndum, Artur Mas va a conseguir lo mismo que Tsipras, poner al pueblo griego, en este caso al catalán, en peor situación que la que tenía antes y la factura no la sufrirán los socios de Pujol, sino la gente trabajadora y emprendedora catalana. Tampoco ellos pueden inhibirse en estos momentos, si no quieren acabar pagando el pato.


El régimen de autonomía, libertades y prosperidad que tiene Cataluña ni tiene antecedentes en Europa ni en la historia. Ha supuesto la mayor reivindicación del nacionalismo catalán tradicional defensor de la singularidad de Cataluña dentro de España y Europa. Quien viva en Cataluña no puede alegar que sienta el ahogo del españolismo, lo que sin duda no pueden decir los que se sienten españoles en Cataluña. Siempre le llegan a los pueblos los momentos de grandes decisiones, y siempre deben abogar por un futuro mejor. A los griegos ya los engañaron con su referéndum independentista de Europa; que no le pase a los catalanes lo mismo

martes, 7 de julio de 2015

LA ESTRUCTURA DE LA TRAGEDIA GRIEGA

Basta con echar un vistazo a la estructura de las tragedias griegas en especial a Sófocles y Eurípides, para entender lo que ha acontecido entre las Instituciones y Grecia en los últimos seis meses y conocer el final de la historia. Esta sería la obra magna de la nueva literatura griega, “ Los dieciocho contra Tebas".

Prólogo: Durante décadas los griegos vivieron por encima de sus posibilidades acumulando déficits que se fueron financiando gracias al endeudamiento provocado por una época de dinero fácil y barato. Sus socios veían animados, sin mucha averiguación, como eran destinatarios de muchas compras que los griegos realizaban con el dinero prestado. Es cierto que Grecia ya había estado en quiebra en otras ocasiones, pero nada fue obstáculo para que se fueran acumulando deudas por valor de casi 300.000 millones de Euros. El 200% de su PIB. Obviamente los griegos engañaron a sus aliados en sus cuentas para entrar en el Euro, y buscaron fórmulas ingeniosas para endeudarse saltándose los mecanismos de control del banco Central. La Unión Europea que tenía la convicción de que les engañaban, siempre pensó que podría controlar a los políticos griegos y que acabarían devolviendo todo lo debido. Los griegos no pagaban impuestos y tenían beneficios sociales que envidiarían muchos de los habitantes de los países acreedores, y vivían por encima de sus posibilidades con un ejército costoso y temido, mientras que los pobres apenas podían comer y pagar la luz. Llego Edipo Tsipras al poder y dijo que de acuerdo olvídense; que quería dinero a cambio de nada, o mejor dicho, que si no se le premiaba a Grecia por sus incumplimientos se iría con Esparta, es decir con Putin. Los aliados cercanos y lejanos de allende los mares, se comenzaron a poner nerviosos ante semejante órdago y aceptaron sentarse a negociar con el nuevo gobierno. A día de hoy todavía no saben a ciencia cierta qué están negociando.




La Párodos.  Pasaban los meses, se incumplían los plazos y parecía que Tsipras quería llegar al último momento para forzar un acuerdo beneficioso a sus intereses. Creía que el miedo sería más fuerte que la necesaria credibilidad de los aliados. Pero enfrente no tenía a un español o italiano sino a un holandés, un luxemburgués y unos alemanes, que aprendieron hace siglos que las obras buenas tienen premio y las malas tienen castigo, y que sobre esta base se ha construido y así debe seguir siendo. Tsipras enviaba a su Aquiles, el de la lengua ligera, para amedrentar a los dieciocho, pero no tenían estos griegos la fortaleza y él animo de los antiguos. 

Así que en el último momento, Tsipras se levantó de la mesa, regreso a la Acrópolis e imbuido en la túnica de Pericles convocó un referéndum, para que los griegos opinasen sobre una propuesta técnica del Eurogrupo, que apenas entendían los votantes, que eso sí se encaminaron victoriosos a renegar de los dieciocho. Como Alejandro, pero esta vez el enano, creían que conquistarían el corazón de los pobres del sur; pero entendieron que todos estas paupérrimas naciones tenían mucho miedo de que los hombres del norte les exigieran a francos, itálicos o hispanos lo mismo que a los lusos o los Erines, de manera que nadie les apoyó. Como no podía ser de otra manera los atenienses votaron contra sus aliados

Los Episodios.  Tsipras, Draghi y un holandés de nombre impronunciable intercambian diálogos dramáticos que van in crescendo. A su alrededor el coro aplaude, critica, grita. Los griegos del coro abuchean al holandés y al italiano cada vez que hablan de sacrificios y de ajustes. Pero los otros del coro, no dejan hablar a Tsipras porque no aporta nada nuevo. Quiere que le quiten una parte de la deuda; pedir más dinero sabiendo que no lo devolverán, y ampararse en la voluntad de su pueblo, como si la de los demás no contara. Cuando los personajes esperaban una propuesta para llegar a un acuerdo en 48 horas como prometió Tsipras; éste llegó con las manos vacías. No tiene argumentos económicos o técnicos, solo quiere acudir a los grandes reyes aliados para llevar el problema a un terreno político. El chantaje de: " o me ayudan o reniego de esta alianza". Recuerden, que ya les llamó terroristas. Ninguno de los europeos quiere tomar solo una decisión tan grave. Para decir que sí se bastan pocos pero para decir que no, hace falta una gran voluntad y unidad. Así que la gran jefe le dice al griego; el domingo nos reunimos todos; tu nos traes una propuesta y ya sabes lo que queremos decir, y aquí te decimos si tendrás que partir para el exilio o quedarás entre nosotros. Los coros cada vez están más tensos. Todo el mundo quiere un acuerdo, pero nadie está dispuesto a valorar cuánto cuesta. Mientras, los europeos del coro, ven a sus líderes como juegan con su dinero, que también lo necesitan en sus bolsillos para complacer a un tramposillo, a un tahúr.

El exodo. Tsipras no entregó nada nuevo y solo repetía una y otra vez que él representaba la voluntad de los griegos y que nadie debe proponer ni aceptar un acuerdo contra la democracia ateniense. Los demás observan atónitos como Tsipras marcha de la sala con Bonolotos, su nuevo ministro, hacia el éxodo.

Fin de la obra.


domingo, 5 de julio de 2015

GRECIA: CRÓNICA DE UNA MUERTE ANUNCIADA

Grecia votó por no aceptar con claridad la última propuesta de las Instituciones; la que más flexibilidad y cercanía al acuerdo produjo en los últimos seis meses. En la plaza Syntagma celebran el triunfo y todos los demócratas del mundo y defensora de la libertad de mercado se congratulan del éxito, Maduro, Castro, Pablo Iglesias, Putin. Pueden estar contentos los griegos con semejantes compañeros de viaje.

Este es el último capítulo que dedico a Grecia en este blog. La suerte está echada y los acontecimientos se producirán a velocidad de vértigo las próximas semanas hasta culminar con la salida de Grecia del Euro y de la Unión Europea, ya no hay otro camino posible para Grecia.

El Banco Central Europeo con el acuerdo expirado del segundo rescate y con el referéndum negativo no puede dar más liquidez a los bancos griegos; sería contrario a las prácticas del Banco Central. Dar liquidez a la banca griega sería un pozo sin fondo; todo lo que se mande para Grecia acabará en los bancos europeos en las próximas semanas. Además con el impago al FMI, difícilmente el consejo de administración del BCE autorizará extender la línea.

Éste será el estoque. Los bancos griegos no tienen liquidez y no podrán abrir hasta que una nueva moneda haya sido aprobada y puesta en circulación, lo que podría llevar algunas semanas. Seguramente el gobierno expropiará una gran parte de los depósitos que quedan para poder pagar la nómina de los funcionarios que todavía no han cobrado este mes y que no sabemos cuando y en qué moneda lo harán.

Con el impago al BCE el próximo 20 de julio, se producirá automáticamente el default de Grecia y los acreedores deberán acudir al club de Paris a repartirse todos los activos que puedan ser expropiados propiedad del gobierno griego. Cualquier avión de combate en una base de la OTAN, o una fragata que arribe a puerto italiano podrá ser embargada a petición de cualquier juez. Todos los fondos internacionales también serán congelados. La Unión Europea no podrá enviar dinero a Grecia de sus presupuestos ordinarios ya que deberán asignarse para el pago de la deuda.

El default también producirá que Grecia quede fuera de cobertura internacional de crédito; los exportadores no podrán financiar sus ventas a empresas griegas de manera que Grecia caerá en la autarquía en pocos meses. Grecia podría tardar dos generaciones en saldar su deuda, durante los cuales será como Venezuela sin petróleo.

Cuando comiencen a inundar con la nueva moneda los bancos, se producirá un fenómeno de ilusión monetaria, el consumo se disparará y volverá la alegría de los años veinte; unos meses más tarde la hiper inflación arruinará a la mitad de la población que estará en condiciones de subsistencia o peor. Quizás a partir de entonces las ONGs podrán comenzar a recibir ayudas para actuar en Grecia.

Nadie en Europa va a ceder el bolsillo porque los griegos no quieran apretarse más el cinturón. Además Mañana Italia o España podría convocar un referéndum para lo mismo y seguramente el resultado sería parecido al griego. Por esta razón no hay opciones, Grecia murió para Europa y de esta descalabro histórico solo quedará un responsable en la historia, Alexis Tsipras.

viernes, 3 de julio de 2015

TSIPRAS VUELVE A MIRAR AL ORIENTE

El primer ministro griego con la convocatoria del referéndum ha resucitado los fantasmas de la larga historia de Grecia. Durante siglos, quizás desde la muerte de Alejandro, hace más de 2.000 años, el país de Pericles y Fidias se ha venido columpiando entre Europa y el Oriente, sin terminar de definir de una manera definitiva cuál es su posición en la historia. La entrada en la Unión Europea hace ahora treinta años, parecía adivinar que Grecia regresaba a Europa de forma definitiva; ¡si hasta el nombre del continente es de origen griego¡. Pero Aquí aparece Tsipras para devolver esta incertidumbre histórica al pueblo heleno, con su convocatoria de referéndum.

El primer ministro griego pareciera comportarse como un otomano, o sea como un turco, y los griegos deberían comenzar a sospechar si lo que realmente quiere Tsipras en el fondo es devolver a Grecia hacia el Oriente y todo lo que esto significa. 

Los griegos van a votar entre el Oriente que representa Tsipras y la aceptación de las condiciones de una ayuda billonaria que ofrece Occidente; éste es el dilema que tienen los griegos, que no deberían olvidar su historia para comprender lo que está aconteciendo y decidir lo que mejor convenga a sus intereses.

Cuando los turcos llegaron a Grecia en el siglo XV, la república veneciana mantuvo el control sobre Creta y Chipre defiendo a los griegos de la sumisión al Islam.,Más de cien años tardaron los turcos en ocupar las islas. De entonces data el compromiso de Europa con Grecia. Las islas Jónicas nunca formaron parte del imperio turco y de Venecia pasaron a control francés, de ahí a Reino Unido y de ahí a la independencia.  Si analizan como les fue la vida a los de un lado y del otro tendrán claro qué es lo más conveniente para los griegos.

Los griegos continuaron durante siglos levantándose contra la negligencia y la arbitrariedad del gobierno turco, y no dudaron en unirse a la alianza europea en la batalla de Lepanto y en otros levantamientos célebres que terminaron con miles de griegos asesinados por las hordas otomanas.
Rigas Fereaios, el primer líder de la Grecia independiente fue asesinado en 1789 por agentes turcos, después de haber detallado el mapa de la nueva nación helena. También deberían recordar las matanzas en 1822 y 1824 en Quios, la isla de la almáciga que decía Cristóbal Colón, y en Psaras.

Fueron los franceses y los británicos los que dieron la independencia a Grecia, junto con el tremendo esfuerzo del pueblo griego, después de siglos de dominación turca. La corrupción y los incrementos en los gastos de Trikoupis para construir obras de infraestructura necesarias para el país como el canal de Corinto, llevaron al país a la bancarrota en 1893.

En plena bancarrota, el imperio otomano quiso sacar tajada invadiendo Grecia, y fueron los europeos los que impidieron la derrota total y estabilizaron el país.

Después de sufrir la dominación nazi, Grecia sufrió una terrible guerra civil propiciada por Moscú que quería evitar a toda costa el dominio occidental en el Mediterráneo. Grecia por su debilidad institucional fue elegida por Stalin como piedra de lanza de la dominación comunista de Europa. La victoria de la democracia permitió a Grecia acceder al Plan Marshall, aquél que España no conoció.

Ahora Tsipras, como otros tantos griegos antes, vuelve a creer que fuera de Europa encontrará mas estabilidad y comprensión, y se equivoca; Europa representa la libertad, la democracia, el estado de bienestar y la seguridad de Grecia; el Oriente al que llevaría el NO está muy lejano de estos principios, y en definitiva lo que votan el domingo los griegos es si quieren seguir viviendo en la Europa de las libertades o en las manos de Putin o Erdogán, éstas son las opciones. Europa ya ha demostrado en la historia su apuesta por Grecia; ahora veremos por qué apuestan los griegos.