viernes, 26 de agosto de 2016

¿DEBEMOS LOS ESPAÑOLES ALMACENAR PROVISIONES?


El Parlamento alemán acaba de aprobar el nuevo plan de defensa civil presentado por el gobierno de Ángela Merkel en el que entre otras acciones, se recomienda a la población almacenar agua y víveres para una potencial crisis y plantea reinstaurar el servicio militar obligatorio. Esta iniciativa ha recibido muchas críticas incluso dentro de Alemania; unas por la inoportunidad del momento, y otras por la exageración de la medida que pretende llevar a los alemanes una sensación de temor ante las amenazas que acechan y así devolver un protagonismo al gobierno alemán desbordado por la crisis de los refugiados.

Pero ¿Está España al margen de las amenazas que han llevado al Parlamento alemán a aprobar un plan de emergencias que contempla entre otras medidas y ante una panoplia de potenciales amenazas, estar preparados para crisis que creíamos superadas?, ¿O realmente se trata de medidas de maquillaje político ante la caída de popularidad de Merkel por el manejo de la crisis de los refugiados?

Lo cierto es que vivimos unos momentos de gran convulsión como no habíamos conocido desde el final de la Guerra Fría, que además se ven acelerados por nuevos fenómenos desconocidos con anterioridad a 1989 como los ciberataques y los atentados yihadistas en el corazón de Europa, sin ninguna restricción moral o límite.

De ninguna de las potenciales amenazas está España al margen; es más, en algunas de ellas nuestro posicionamiento en el mundo contribuye a que el nivel de riesgo sea mayor en nuestro país que en otras regiones.

viernes, 19 de agosto de 2016

La investidura de Rajoy pasa por Cataluña

Los dos mayores retos que tiene planteada la política española en este cálido verano de 2016, no cabe duda que son el desafío separatista catalán y la formación de un nuevo gobierno en España. Podría parecer a primera vista que ambos se mueven en planos diferentes, pero nada en la política es absolutamente independiente. La evolución de los acontecimientos y la disposición de las fechas de los mismos me llevan a una conclusión, lo que más le conviene al partido demócrata catalán es permitir que gobierne Rajoy el próximo dos de septiembre.

En la lógica de los enfrentamientos políticos, lo teóricamente más favorable para los independentistas catalanes sería que no hubiera gobierno en Madrid; pero éste es el primer error. El segundo es considerar que los convergentes no aspiran ya a liderar la política catalana y que se conforman con ser la comparsa de Esquerra y las CUP; y el tercer error es considerar que al PDC le interesa más que gobiernen entre el PSOE y Podemos a un gobierno del partido popular.

domingo, 14 de agosto de 2016

EL COLAPSO DEL ESTADO ISLÁMICO


Apenas dos años le ha durado al líder del Daesh, Al Baghdadi su cacareado califato. Los conflictos internos en Siria e Irak y la desidia de las potencias occidentales ocupadas en otros frentes, especialmente Rusia, permitieron un rápido crecimiento del grupo terrorista hasta ocupar casi la mitad del territorio sirio e iraquí, con acceso a sus fuentes de riqueza, entre ellos los más de mil millones de dólares que sacaron del Banco Central de Mosul, y con una población bajo su control que excedía de los diez millones de habitantes. Entre combatientes llegados de fuera sin apenas experiencia, pero fascinados por la estrategia del ISIS de iniciar una segunda islamización del mundo, y los antiguos seguidores de Sadam Hussein, formaron un ejército de unos cien mil hombres con recursos, experiencia en el combate y con el tradicional uso de la violencia extrema que tan famosas haría a las fuerzas especiales del ex dictador iraquí. El Daesh se transformó en una amenaza global, y éste fue su gran error estratégico, cuando pasó a liderar el terrorismo en Occidente y se convirtió en una amenaza a la seguridad no sólo regional, sino global. El mayor y quizás único activo diferenciador del Daesh como organización terrorista era disponer de un estado con territorio, población y recursos, lo que siempre quiso tener Bin Laden en Afganistán, hoy apenas queda nada de esa pesadilla.

La situación actual no tiene ningún parecido con aquella realidad. La caída de Manbij en el norte de Siria en la ribera oeste del Eufrates, en manos de las Fuerzas Democráticas de Siria (SDF, formadas mayoritariamente por kurdos), y sobre todo la fuga masiva de la ciudad de todos los miembros del Estado Islámico después de un acuerdo con los atacantes, muestran que el Daesh está colapsado y que sus fuerzas y recursos apenas suponen el 15% de lo que eran hace apenas un año. De aquellos violentos hombres de negro que infundían miedo a través de sus acciones y de las redes no queda casi nada, ahora los radicales han puesto pies en polvorosa dejando en el camino armas y sobre todo un reguero de odio contra el radicalismo.

lunes, 8 de agosto de 2016

LA BATALLA ÉPICA DE ALEPO

Alepo no sólo es la ciudad más importante de Siria con sus más de tres millones de habitantes reducidos a unos 300.000 en estos días de sitio de los barrios en poder de las fuerzas opositoras desde el comienzo del conflicto; no sólo es una ciudad con más de seis mil años de historia sobre la que han girado muchos acontecimientos en la historia y uno de los nudos de comunicaciones mas importantes de Oriente Medio. Estos días en Alepo se está jugando el destino de la guerra en Siria y en consecuencia se están asentando, en función del resultado final, las bases del futuro de la región.

Hace apenas un año, muy pocos apostaban por el triunfo de Asad. Las fuerzas opositoras apoyadas por Estados Unidos, Turquía y Arabia Saudita parecían invencibles antes un ejército oficial abandonado y en desbandada. Precisamente la proximidad de la derrota hizo que los principales aliados de Asad movieran ficha, y en apenas un año gracias al apoyo decidido de Rusia con masivos ataques aéreos tácticos de gran precisión y de las milicias chiítas de Hizbullá e Irán, la situación se ha tornado muy favorable para las fuerzas gubernamentales. Cuando el pasado 14 de julio, las tropas del ejército sirio y sus aliados cerraron el bloqueo de Alepo, todo hacía presagiar que el final de la guerra estaba cercano. Pero una vez más las fuerzas opositoras no tardaron en revertir lo que parecía ya una batalla de apenas unos días que terminaría con la victoria militar total de Asad.