lunes, 26 de diciembre de 2016

ISRAEL: SOLOS CONTRA EL MUNDO

Este es un mundo complejo, a menudo difícil de entender, sobre todo porque parece que son intereses muy particulares y coyunturales los que lo rigen. Lo ocurrido en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el pasado viernes condenando la construcción de unas centenares de viviendas en Jerusalén Este, con la abstención de Estados Unidos, ha sido una gota demasiado grande que ha conseguido colmar la paciencia no sólo de Netanyahu, sino de una gran mayoría de los habitantes del estado de Israel. Aunque todos sabemos que conseguir la unanimidad en un posicionamiento político en Israel es tarea imposible y siempre hay voces discordantes, las que normalmente no existen en sus países vecinos, incluyendo a los mimados por la comunidad internacional de la Autoridad Nacional Palestina, esta vez el pueblo de Israel se siente golpeado por sus propios supuestos amigos.

Israel sabe perfectamente que su supervivencia depende de la solidaridad de las democracias del mundo y si éstas muestran fisuras en su apoyo a Israel y más en votaciones públicas, estarán condenando a Israel a su desaparición. En esta línea debe entenderse la reacción del primer ministro Netanyahu, que necesita con esta postura ganar tiempo para que la llegada de Trump sea una catarsis sobre las relaciones mantenidas entre Obama e Israel y también para mantener en el gobierno a la única coalición que garantiza una estabilidad política en Israel, que está soportada por Bennet y Lieberman, dos halcones con respecto a la política de asentamientos en los supuestos territorios palestinos.

El texto de esta resolución sponsorizada, entre otros, por la Venezuela de Maduro, -y no por Egipto como se pretende hacer creer en un juego de confusión-, lo cual ya debía haber sido motivo suficiente para que no gozase con el apoyo de la comunidad internacional -una vez más reforzamos a una dictadura comunista para condenar a una democracia liberal-, utiliza unos términos desafiantes contra Israel como nunca antes había ocurrido y una vez más pone en el mismo plano el derecho a la legítima defensa de un estado con los actos terroristas contra Israel.

Es muy posible que el pragmático Netanhayhu, sea consciente de que está sobreactuando, pero los gestos en la política son demasiado importantes como para despreciarlos. Para mantener una mayoría política y evitar el abismo de unas elecciones en un país muy fragmentado políticamente, el primer ministro debía tomar el liderazgo de la revuelta contra el mundo, para que no fueran otros los que obtuvieran el rédito político, y parcialmente debemos entender de esta manera el comportamiento del gobierno de Israel en estos días, suspendiendo las relaciones diplomáticas con todos los miembros del Consejo de Seguridad, incluyendo a España, lo que para nosotros debía ser un motivo de reflexión especial.

Esta resolución como todas las que han condenado a Israel desde 1980 son consecuencia formal de la resolución 478 de 1980 que condenó la anexión de lo que en terminos muy vagos denominamos Jerusalén Este y los territorios de Jordania de la Cisjordania, bajo la presidencia de Carter y en pleno secuestro de la embajada de Teherán; y esto explica parte del problema, Estados Unidos declaró ilegal la ocupación y anexión de este territorio  y a partir de ahí cualquier minúsculo acto administrativo de Israel en la zona origina un ciclón de acciones internacionales donde se consigue que los israelitas sean vistos y percibidos como los agresores y los palestinos como las víctimas.

Basar la legitimidad o legalidad en las decisiones de un Consejo de Seguridad que no ha condenado la ocupación de territorio español por Reino Unido durante la guerra civl o la anexión militar de Crimea por Rusia o de islas en disputa en el mar de China por China, frente a una historia induscutible, frente a una victoria en el campo militar en una lucha por la supervivencia y frente a una seria de decisiones administrativas analizadas con lupa por el tribunal supremo de Israel que ha ordenado la demolición de miles de viviendas ilegales desalojando a colonos israelitas que vivieron en esos territorios por generaciones, muestran que la comunidad internacional no es justa ni equitativa con Israel.

Esta resolución contiene, a mi juicio, tres errores políticos de bulto que dificultarán en gran medida la conclusión de un proceso de paz que en realidad nunca ha existido por la falta de voluntad de los dirigentes palestinos y de sus apoyos del mundo árabe y sobre todo por la exquisita e incomprensible neutralidad en el mejor de los casos, de los países europeos.

El primer error ha venido siendo consecuencia de unos Acuerdos de Partición basados no en la legitimidad histórica sino en la conveniencia de las potencias y en particular del Reino Unido y Francia después de la Segunda Guerra Mundial. Israel existe porque el pueblo judío luchó por sus territorios, que es como se han construido todas las grandes naciones; por la compra de tierras con dinero particular que los árabes vendían a diez veces su precio y sobre todo por la vergüenza moral que sufrió Occidente al conocerse la magnitud del holocausto nazi ante el cual, y antes de 1939, seis años después de haber comenzado, nadie había movido un pie para parar a Hitler cuando la comunidad internacional era consciente de las leyes racistas del nacionalsocialismo. Israel no se concibe sin su histórica capital, Jerusalén, ¿Cualquier persona que estudie la Biblia o la historia puede imaginar una circunstancia distinta? Dejar la ciudad milenaria del templo de Salomón como lugar neutral demostró la incapacidad de Occidente para determinar un estado viable de Israel en 1948, y de aquellos polvos vienen estos lodos. 

Palestina nunca ha existido como Estado y por tanto cualquier aspiración a una tierra para los Palestinos debería haber sido resuelta por los estados árabes pero no a costa de Israel. Sin embargo, el estado judío ha realizado un denodado esfuerzo por alcanzar un acuerdo con la Autoridad Palestina fundada por un grupo terrorista reconocido internacionalmente, en la base de paz por territorios. Este fue un concepto desarrollado por los judíos, es decir una concesión de otorgar a los palestinos una gran porción del territorio judío a cambio de seguridad. La Autoridad Palestina tomó aquellos territorios que de forma interesada le entregó Israel para constituir su incipiente estado, pero nunca cumplieron su parte del acuerdo, la seguridad que prometieron. 

Cuando Israel ocupó una parte esencial del territorio dentro de sus fronteras milenarias en 1967, y después en 1980 cuando su parlamento aprobó la anexión al Estado, ofreció a los árabes la nacionalidad israelita, pero la presión internacional impidió lo que era una aspiración de la gran mayoría de los habitantes de estos territorios que era vivir en paz y bajo la cobertura de un estado democrático en el que viven en paz, democracia y seguridad más de un millón de árabes. Las ciudades árabes de Israel son de todo el mundo las que gozan de más derechos, menos desigualdades y mayor renta per cápita; pero a aquéllos que pretenden manipular la realidad para favorecer sus propios intereses, no les interesa el bienestar del pueblo árabe sino mantener la tensión sobre la única democracia de Oriente Medio para mantener sus regímenes autoritarios.

El segundo error es pensar que evitando los asentamientos en Jerusalén Este se favorece el proceso de paz. Éste todavía es más grave. Impedir la construcción de unas cientos de viviendas en Jerusalén  es una toma de posición internacional, una imposición del mundo en el proceso de paz. Es reconocer que los palestinos tendrán toda la legitimidad y apoyo internacional para sus reclamaciones y esto pone a Israel en la peor posición negociadora posible. No es una cuestión de reducir el tamaño o las capacidades del futuro estado palestino. Israel siempre ha ofrecido compensar con territorios en otras zonas, mucho mayores a cambio del reconocimiento de su capital indivisible. ¿A qué grado de idiotismo histórico hemos llegado para querer poner ciudades como Belén en manos de un estado que niega los mas mínimos derechos a la libertad religiosa? y si no, que se lo pregunten a los miles de cristianos palestinos forzados a abandonar los lugares en los que han vivido durante siglos sin ningún apoyo o reconocimiento de la comunidad internacional. Esta resolución dinamita las posibilidades para un entendimiento entre dos vecinos condenados a entenderse y dará alas a todos aquellos grupos terroristas que atacan todos los días al estado de Israel y que se sentirán reforzados en sus aspiraciones. Cuando el Consejo de Seguridad condena a israel en relación con una pretensión de la Autoridad Palestina, está dando argumentos a los terroristas para incrementar la tensión con nuevos atentados terroristas que traerán mas conflicto y más inseguridad, es decir exactamente lo contrario que en teoría se pretende conseguir.

El tercer error,y en mi opinión el que produce mayor daño, es que la comunidad internacional ha perdido al calor de los acontecimientos que han ocurrido en estos años con la primavera árabe, la aparición del Estado Islámico, los golpes terroristas en Europa y la guerra en Siria, la perspectiva de lo que debe hacerse y lo que debe evitarse. Se ha creado la convicción en muchas sociedades que condenar a los arrogantes israelitas nos dará más seguridad, generará menos odio en el mundo árabe frente a Occidente y contribuirá a rebajar la tensión en la región. Lo que nos hace más seguros es que estemos más unidos los que pensamos igual y que seamos más fuertes. La división en las democracias occidentales entre la que debemos incluir Israel, es la victoria de los intolerantes y de los que quieren derrumbar los cimientos de nuestras sociedades. Mostrar fisuras en momentos tan convulsos no contribuye ni a generar más seguridad ni por ello vamos a ganar adeptos entre aquéllos que todavía abogan por la destrucción del estado de Israel. Si el mundo va a tratar con exquisita igualdad a Israel y a los países no democráticos y grupos terroristas que abogan por su desaparición; si tomamos postura por los 200 millones de árabes de la región frente a los 6 millones de judíos que viven en Israel, por una cuestión administrativa, estaremos haciendo un flaco servicio a la paz mundial y a la supervivencia del mundo occidental democrático y humanista que hemos conocido en los últimos doscientos años en el mundo libre.

A corto plazo, ¿Qué debemos esperar? ¿Debe Netanyahu depositar todas sus esperanzas en el presidente electo de Estados Unidos? Esta es la verdadera prueba de fuego de Israel. Obama no ha sido precisamente un gran valedor de Israel, pero lo cierto es que la mayoría de los judíos norteamericanos, esenciales por su influencia en la sociedad y vida política americana, votaron en una inmensa mayoría por Clinton, igual que antes lo hicieron por Obama. Esta desafección entre los judíos norteamericanos e Israel es a mi juicio la mayor amenaza para el estado judío. Curiosamente han sido los republicanos quienes mejor han entendido cómo debía ser esta relación de profunda amistad, mientras que en la progresista comunidad judía norteamericana se ha extendido la creencia de que la paz es posible y que Israel debe estar dispuesto a ceder todo lo necesario para tener un pedazo de tierra seguro, ignorando la historia, que es la verdadera legitimidad del estado de Israel y de sus fronteras.  Muchos congresistas y senadores americanos republicanos no perdonan a los lobbies judíos que siendo ellos los que más han hecho por la seguridad y reconocimiento internacional de Israel, no hayan sido capaces de movilizar el voto hacia los republicanos. No tengo duda que Trump será un soporte politico esencial para Israel, pero tengo mis dudas de que la mayoría republicana le soporte. También tengo mis dudas de que en el juego de alianzas en el futuro y en especial en sus relaciones con Rusia, la posición inicial no pueda variar. La complejidad de los intereses en la región y la falta de un apoyo politico interno en la sociedad norteamericana a decisiones más concluyentes en favor de Israel, pueden hacer varias estos posicionamientos internacionales. Trump ha aprovechado también esta decisión para reforzar sus ataques a las Naciones Unidas, pero a día de hoy, lamentablemente no hay alternativa mejor a la ONU para mantener una globalidad en las decisiones políticas; tampoco parece que vaya a producirse una unanimidad internacional a corto y medio plazo en lo que es un clamor que es variar la composición del Consejo de Seguridad, basado en la situación geopolítica de 1945. La asusencia de India, Alemania y Japón desautorizan en gran parte a este organismo como representante de los intereses globales. 

Ya sabemos que es muy difícil dejar el poder, pero las acciones de Obama en estas últimas semanas después de saber que su política exterior había sido derrotada por sus conciudadanos, muestran la intransigencia y la falta de estilo de esta administración saliente que debía haber dejado que la nueva administración hubiera tomado aquellas decisiones más convenientes y trascendentes conforme la voluntad manifestada del pueblo norteamericano. Poner chinitas a Trump no es precisamente una muestra de patriotismo ni de aceptación de la derrota. Por una cuestión personal y partidista Obama ha dejado caer una vez más a nuestro más fiel e importante aliado en la región, cuando lo elegante hubiera sido dejar esa decisión al nuevo inquilino de esa Casa Blanca que tanto le está costando dejar.

Pero Israel sabe que no puede vivir de espaldas a todo el mundo y necesita sobre todo de Europa, que está una vez más encerrada en los barrotes de la amenaza islamista radical, la creciente islamofobia que en Europa va de la mano del antisemitismo y de los populismos que buscan siempre culpables endógenos como hicieron en los años veinte, y del oro negro que nos regalan a precio de saldo los grandes productores del mundo, la inmensa mayoría de los cuales no reconocen la existencia del estado de Israel. Basar toda la estrategia de seguridad en Trump no parece muy aconsejable, pero si Europa no se posiciona claramente en favor de Israel, Netanyahu deberá buscar amigos en otros lugares y sin duda uno de los más próximos se encuentra en Moscú; si Putin y Trump se alían para apoyar a Israel, Europa habra dado un paso más en su proceso de insignificancia política y lo que es más grave, perdiendo las referencias de nuestra civilización por favorecer a los que son diferentes y nos amenazan, seremos más débiles, la libertad y la democracia estarán más amenazadas y nuestra economía se empobrecerá al ritmo que nuestros valores se ven arrumbados por decisiones oportunistas o populistas.

martes, 20 de diciembre de 2016

EL PP PUEDE PRESCINDIR DE AZNAR, ESPAÑA NO.

La renuncia de José María Aznar a la presidencia de honor del Partido Popular, es una vez más, y no es la primera, un ejercicio de honestidad de alguien que no sabe entender la política sin la fidelidad a unos principios. Estoy absolutamente convencido que hoy muchos dirigentes del Partido Popular deben respirar un poco más tranquilos, convencidos de que se quitan un peso de encima. ¡ No saben lo equivocados que están si así lo hacen¡.

Es cierto que  José María Aznar es un personaje convencido de que los hechos valen mucho más que las palabras y que no ha buscado el favor ni caer bien por otra razón que sus ideas o acciones y no cabe duda que no goza de popularidad en grandes capas de la población, pero negar u olvidar sus grandes aciertos, constituiría un error gigantesco, especialmente para lo que hoy gestionan su legado, porque en primer lugar hay que reconocer que sin Aznar el Partido Popular hoy no existiría.

No es cuestión de saber quién se ha movido más desde los principios refundacionales del partido; si Rajoy con su pragmatismo o Aznar con su convencido conservadurismo. No estoy muy seguro si Aznar hubiera gobernado de manera muy diferente de la que hoy lo hace Rajoy porque como dice el refrán una cosa es predicar y otra dar trigo. Pero sin crítica no es posible la enmienda y en estos momentos el partido no quería que le enmendasen la plana desde tan altos cargos de su propia estructura.

domingo, 11 de diciembre de 2016

HÉROES Y LEYENDAS


Quiso la casualidad que John Glenn falleciese el mismo día que estaba visitando las instalaciones de Cabo Cañaveral y conociendo detalles sobre el programa Orión que marcará un nuevo hito en las expediciones espaciales como lo fueron el cohete Saturno o al transbordador espacial.

Tres conclusiones extraje de mi visita a unas instalaciones extraordinarias. La primera es que Estados Unidos lidera de una forma determinante la conquista del espacio. En el programa Orión trabajan directamente más de 400.000 ingenieros y técnicos en un programa billonario como no podemos hacernos una idea; las estimaciones globales son de más de 200.000 millones de dólares de presupuesto para un proyecto lanzado por el presidente Bush en 2004 “ Vision for space exploration”. Un programa que en sus distintas fases tiene como contratistas a empresas como Lockheed Martin Boeing y Airbus DS, pero en el que participan más de treinta mil empresas.

Orión hará posible viajar a Marte en la próxima década y conocer algunos de los secretos que guarda el Planeta Rojo que pueden ser trascendentales para entender la vida en la Tierra. Asimismo permitirá aterrizar en un asteroide para estudiar su origen y regresar a la luna. Todo un gran esfuerzo que pretende responder a una sola pregunta ¿ Estamos solos en el universo?

También pude conocer los preparativos para lanzar en 2018 el nuevo telescopio espacial James Webb que será instalado a más de un millón de kilómetros de la Tierra con seis veces más capacidad que el Hubble y que permitirá observar galaxias lejanas y asteroides rondando nuestro planeta como nunca antes pudimos hacerlo. El telescopio está casi terminado y es una obra de arte e ingeniería de ciencia ficción en el que han participado diecisiete países que apenas tendrá una vida de diez años y un presupuesto de 8.000 millones de dólares.

domingo, 4 de diciembre de 2016

EL MIEDO DESANGRA A EUROPA


Desde 1945, Europa ha pasado por momentos políticos y económicos muy difíciles. La posguerra; la descolonización, la Guerra Fría, la emigración del sur de Europa al norte; también ha soportado crisis económicas como la derivada de la crisis del petróleo de 1973. Incluso durante muchos años, los inmigrantes ya fueran de las colonias francesas de África; de Turquía en Alemania o de la Commonwealth eran recibidos con los brazos abiertos ante la necesidad de mantener un crecimiento económico y suponiendo una  superioridad moral de los europeos frente a sociedades ancladas en la miseria. Todos estos cambios no produjeron grandes revoluciones en la economía ni en las sociedades.

En los últimos años los mal llamados populistas han tenido una creciente presencia en la vida política europea, especialmente en Francia desde que Jean Marie Le Pen fundara el Frente Nacional, pero el fenómeno del radical nacionalismo ha cobrado fuerza en los últimos diez años, como no lo había tenido desde 1945. De hecho desde la elección de Trump hasta finales de 2017, puede producirse una involución en Europa que si se cumplen los peores pero previsibles designios, significaría el final de la Europa que hemos conocido en los últimos setenta años, devolviéndonos a los fantasmas del pasado, aquellos que tuvieron al continente en continuas guerras desde 1500 hasta 1945.

Por una parte, tenemos los fenómenos populistas mas arraigados en la izquierda radical como Syriza, Podemos, Movimiento cinco estrellas, etc. que han ganado posiciones en los países con las economías más débiles, especialmente en el sur de Europa, sociedades en los que el estado se ha convertido en el benefactor de sociedades que no han terminado de dar el salto al capitalismo, y que confían en el gobierno para resolver sus problemas.  Son movimientos que anclados en la filosofía marxista consideran que existe una alienación de las capas más débiles de la sociedad causada por los poderosos, en su retórica simplificadora y que el estado debe ser el opresor de los dirigentes, de los que han explotado a los pueblos, para devolver a la sociedad al sueño del equilibrio igualitario. Mi impresión es que estos movimientos ya están en crisis ante los mensajes más simples pero efectivos del radicalismo nacionalista.

Frente a los populistas, encontramos a los partidos radical nacionalistas que triunfan en centro Europa, en países con economías más sólidas, con tasas de paro más pequeñas, en los que han pervivido de forma latentes actitudes que creíamos desaparecidas en Europa tras el fin del nazismo y el holocausto. Hoy en día en muchos países de la vieja Europa, el enemigo es la Unión Europea; el vecino o el refugiado. Nunca como hasta ahora se había percibido tanto miedo en las sociedades europeas desde el auge de los nacionalismos y comunismos en los años treinta ¿ Pero miedo a qué?

Pero antes de contestar a esta pregunta, es necesario dar un repaso a la situación en Europa para comprender que ya no se trata de un movimiento incipiente o minúsculo, o concentrado en determinados países o capas sociales.